Una iniciativa de SECOT - 644 718 975 (Solo Whatsapp)

La iniciativa de la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales de la Universidad de León cuenta con el asesoramiento de los socios de SECOT a través de un taller de mentoring

El próximo 11 de diciembre tendrá lugar, en el hall del Edificio Darwin de la Universidad de León, la segunda edición de la ‘Bio Business Talent’. Una iniciativa que, gracias al entusiasmo de algunos profesores procedentes de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, forma parte de la programación de la asignatura ‘Creación de empresas biotecnológicas’, la cual se puede elegir como optativa en el cuarto curso del grado. En esta ocasión, participan 19 alumnos divididos en seis grupos de trabajo, quienes presentarán media docena de interesantes e innovadoras ideas de negocio vinculadas al sector biotecnológico.

Antes de defender los proyectos a concurso, los estudiantes participantes contaron, el pasado día 29 de noviembre, con la supervisión y asesoramiento de seis socios de SECOT León y otros tantos profesores, incluido el decano de la facultad, D. Antonio José Laborda, a través de un taller de mentoring. Tal y como indica la profesora Arminda del Carmen Almeida, la iniciativa sirve para que los futuros graduados «vean lo que es un plan de negocio y qué deben tener en cuenta en un futuro si quieren poner en marcha un proyecto».

Un grupo de alumnas expone su proyecto Lubritec a uno de los socios de SECOT para contar con su asesoramiento
Un grupo de alumnas expone su proyecto Lubritec a uno de los socios de SECOT para contar con su asesoramiento / FOTO: Noemí García

«Los sénior aportan todo su bagaje profesional, lo cual es muy enriquecedor para los proyectos», reconoce la docente, «ellos han estado en contacto con la realidad empresarial, por lo que su enfoque es muy importante». Almeida adelanta que esta será una segunda edición de lo más interesante pues participan proyectos verdaderamente originales en sus propuestas: «tenemos desde unos chicos que quieren desarrollar un calzado especial para personas que hacen algún tipo de trabajo de riesgo o que necesitan que se adhiera al suelo, como senderistas, a una propuesta de césped artificial elaborado con seda de araña».
Un chicle biodegradable para acabar con la suciedad de las calles, un lubricante para prevenir Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), un helado con cualidades especiales para que no se derrita y un aparato para medir los niveles de creatinina en casa son otras de las ideas participantes.
«Big Gum es una nueva marca de chicles que quiere acabar con el problema de poca degradación de los mismos, lo que genera residuos en el entorno público», explica uno de los alumnos, «además presenta un potenciador de sabor de modo que, pasado un tiempo de mascado, se degrada y genera una nueva explosión de sabor».

Los miembros del proyecto ‘Big gum’ reciben los consejos de dos profesores y el presidente de SECOT León
Los miembros del proyecto ‘Big gum’ reciben los consejos de dos profesores y el presidente de SECOT León / FOTO: Noemí García


«Nosotros hemos propuesto un lubricante que crea una barrera bio- adhesiva que protege de ETS, además de disminuir el PH porque tiene ácido láctico, lo que sirve como contraceptivo», indica María González, miembro del proyecto Lubritec. Para la alumna, la Bio Business Talent sirve para conocer
«si una idea tiene aplicación científica de verdad, si tiene interés en el mercado, aporta algo nuevo o de verdad se puede hacer y cómo».