Una iniciativa de SECOT - 644 718 975 (Solo Whatsapp)

La facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales de la Universidad de León muestra seis interesantes proyectos empresariales de cerca de una veintena de alumnos del Grado en Biotecnología

El hall del Edificio Darwin de la Universidad de León, en el Campus de Vegazana, acogió los seis proyectos participantes en la segunda edición de la ‘Bio Business Talent’, que tuvo lugar el pasado miércoles, 11 de diciembre. Un evento, dirigido a potenciar el emprendimiento entre la comunidad universitaria, que contó con las originales ideas de 19 alumnos del Grado en Biotecnología, procedentes de la asignatura ‘Creación de empresas biotecnológicas’, quienes presentaron media docena de interesantes e innovadores proyectos de negocio vinculados al sector biotecnológico.
Tras la supervisión y asesoramiento de seis socios de SECOT y otros tantos profesores, incluido el decano de la facultad, D. Antonio José Laborda, en un taller de mentoring impartido el 29 de noviembre, los estudiantes pudieron mostrar al público asistente sus ideas empresariales, gracias a la personalización de unos stands que contaron con cartelería especialmente diseñada por los alumnos para el evento, folletos y tarjetas de visita, videos promocionales y numerosos detalles corporativos, entre otros.

Tras la feria empresarial, los estudiantes defendieron sus proyectos ante un jurado experto compuesto por Ángel Luis Diez Cuevas, jefe de marketing de Laboratorios Ovejero; Ruth Alonso Martínez, del Centro de Supercomputación de Castilla y León (SCAYLE); Julita del Carmen Rodríguez, socia y secretaria general de SECOT León; Luis Mariano Mateos Delgado, director del departamento de Biología Molecular de la Universidad de León; Pedro Alberto Martínez Mudarra, site manager de DMS Vistatene; y Liliana Herrera, profesora del departamento de Dirección y Economía de la Empresa de la ULE.

Leyre Cuesta, María González y Alberto Vázquez presentaron ‘Menicrea’, un biosensor con el que realizar rápidas medidas de los niveles de creatinina sin salir de casa, con tan solo una gota de sangre. Con el objetivo de aumentar la calidad de vida de los pacientes renales crónicos, el equipo presentó un dispositivo que podría resultar una buena terapia preventiva con el fin de evitar el fallo renal, que puede derivar en la necesidad de un trasplante o diálisis.
‘Bewspi’, con Samuel García, Víctor Antón y David Álvarez al frente, se presentó como una empresa especializada en la producción de polímeros procedentes de la seda de araña. Su producto estrella es un césped híbrido, capaz de combinar los beneficios del césped natural con la resistencia de los soportes de polímeros de la seda de araña. Una propuesta resistente y no contaminante que resulta una alternativa a las fibras plásticas derivadas del petróleo y que además es inagotable, de fácil obtención, biodegradable en determinadas condiciones y antimicrobiana.

Concebida por Paula Cadenas, Paula Arce, Pablo Martín y Álvaro Díez, ‘Geckstrong’ es una marca que produce calzado y neumáticos gracias a la imitación de la nanoestructura de las extremidades de los geckos, animales que habitan en ambientes húmedos del Sudeste Asiático y Oceanía. Capaces de adherirse a cualquier superficie, estos pequeños reptiles inspiran el desarrollo de calzado profesional y para montaña, incrementando la seguridad, así como ruedas que permiten no usar cadenas en situaciones climatológicas adversas.
Concienciadas con la necesidad de mantener relaciones sexuales seguras, María González, Lidia Soto y María Eugenia Martínez, expusieron su proyecto ‘Lübritec’, «un lubricante que crea una barrera biológica adhesiva que protege de ETS, además de disminuir el PH porque tiene ácido láctico, lo que sirve como contraceptivo», según sus propias palabras. Gracias a una gama de productos de diferentes olores y sabores, el proyecto trata de paliar un problema actual de especial gravedad entre los jóvenes, sin olvidar el placer de la experiencia sensorial del acto sexual.
Tras el nombre de ‘Bio-Ice’ se esconde un helado con menos grasas saturadas y un mayor tiempo de derretimiento, creado por tres alumnas: Lucía Roces, Miriam Velasco y Clara Manso. Gracias a la proteína Bs14, que permite mantener la estructura de la emulsión durante más tiempo, se consigue un producto helado más cómodo de consumir y que conserva mejor la cadena de frío, lo que redunda en el beneficio del consumidor, al que se atrae con una amplia y variada oferta de sabores.
Por último, Iván Carbajal, Alejandro Casado y Mario Castro presentaron ‘Big Gum’, «una nueva marca de chicles que quiere acabar con el problema de poca degradación de los mismos, lo que genera residuos en el entorno público». Mediante el uso de enzimas encapsuladas liberadas tras un cierto tiempo de contacto con la saliva, se permite, no sólo la degradación total de la goma de mascar, sino la creación de nuevos e impactantes sabores.