Carlos Bailón

Sin duda el ¿por qué emprender? Es una de las preguntas más difíciles de responder. No resulta fácil explicar qué empuja a una persona a arriesgar tanto en la aventura de crear una empresa. Más en una España donde no abunda la cultura emprendedora.

Carlos Bailón

Sin duda el ¿por qué emprender? Es una de las preguntas más difíciles de responder. No resulta fácil explicar qué empuja a una persona a arriesgar tanto en la aventura de crear una empresa. Más en una España donde no abunda la cultura emprendedora.

¿Cuándo y por qué se te ocurrió la idea de emprender?

Sin duda el ¿por qué emprender? Es una de las preguntas más difíciles de responder. No resulta fácil explicar qué empuja a una persona a arriesgar tanto en la aventura de crear una empresa. Más en una España donde no abunda la cultura emprendedora.
Siempre podemos encontrar muchos motivos para emprender. Escapar de un trabajo sin futuro, la necesidad de crear, labrarse una oportunidad en un mundo en que las palabras “empleo fijo” resultan cada vez más difíciles de escuchar. Se dan tantos motivos como emprendedores. Y, sin embargo, todos y ninguno son importantes.
Yo creo que lo verdaderamente importante es saber si esa motivación del emprendedor servirá para reforzar su voluntad ante los obstáculos que le aguardan.

Recientemente has publicado un libro, Manual de Supervivencia para Emprendedores ¿por qué?

Emprender no siempre es un camino fácil. Podría pensarse que las personas verdaderamente cuerdas no se lanzan al desafío de crear una empresa. Prefieren lo conocido, lo seguro. Si tenemos en cuenta que el 80% de las Pymes fracasa antes de los cinco años y el 90% de ellas no llega a los 10 años, es como para pensárselo.

En ese camino el “Manual de Supervivencia para Emprendedores” pretende ser un auxilio, un mensaje en una botella de otros empresarios, que desde sus experiencias, éxitos y fracasos, susurran consejos para que los futuros viajeros aprendan de sus errores y lleguen más lejos. Tal vez al éxito.

Otro hándicap es la falta de inversores y en general fuentes de financiación, ¿cómo conseguiste la financiación para publicar el libro?

En realidad no creo que la financiación sea un gran problema, o al menos, no mayor que antes de la crisis. El problema es que cuando los emprendedores desean financiarse acuden en primera instancia al circuito bancario, lo que es un grave error. Los bancos no están preparados para ayudar a alumbrar a este tipo de proyectos, de hecho, muchos calificarán este crédito como un préstamo personal cualquiera.

Si por el contrario nos fijamos en Estados Unidos, el país donde la tasa de nacimiento empresarial es mayor en cantidad y calidad, si atendemos a su financiación en origen, vemos como la mayoría no se obtuvo en bancos. Se obtuvo de la mano de inversores profesionales: Business Angels, Sociedades Gestoras de Capital Riesgo o Foros de Inversión.

Y España también cuenta con una nutrida y eficaz red de inversores profesionales, aunque por desgracia poco conocida.

¿Cómo fue la negociación con las editoriales? ¿te costó que creyeran en tu proyecto?

Por fortuna el libro ha sido bien acogido, y de la mano de la editorial vamos dando pasos pequeños pero seguros. Actualmente se puede conseguir en internet por medio de librería del círculo rojo además en Valladolid, tanto la librería Sandoval (plaza el Salvador), como la Librería Técnica TOTEM (calle labradores) se han interesado y lo distribuyen. Esperamos que en breve, tanto la librería online del “El Corte Inglés” como la librería online de “AMAZON” se sumen para lograr una distribución que alcance a todas partes.

Aunque nos encontramos en una situación un tanto conflictiva, decides emprender, ¿qué te dijeron sus familiares y amigos?, ¿sentiste vértigo?

Cambios constantes, frustración por que las ventas no despegan, sensación de bloqueo, miedo a perderlo todo. Un emprendedor esta en el ojo del huracán de todas las situaciones susceptibles de causar estrés, con el agravante de sufrir la soledad del jefe.

 ¿Echas en falta más formación de tipo empresarial que fomenten el espíritu emprendedor de los jóvenes españoles, incluso como asignaturas, en la Universidad?

España es un país en que no se fomenta el camino emprendedor. El problema es que a menudo las organizaciones de apoyo al emprendedor (Instituciones Públicas, Escuelas de Negocio o Universidades principalmente), están compuestas por personal voluntarioso y trabajador, bien formado en lo académico, pero con escasa experiencia emprendedora. Sus conocimientos tienen un marcado corte teórico volviendo locos a los emprendedores en el proceso.

¿Qué ha supuesto el apoyo recibido por SECOT?

En este sentido el SECOT juega con ventaja, y es que está compuesta por profesionales de contrastada experiencia, que desde sus propias vivencias pueden realizar un asesoramiento realmente conectado con las problemática propias de convertir una proyecto en un negocio viable.

Además sienten como suyos cada uno de los proyectos en los que colaboran. En mi caso concreto estoy muy orgulloso de que el “Manual de Supervivencia para Emprendedores” cuente con un prólogo de Tomás Fernández de Larrinoa, presidente de SECOT de Valladolid, un auténtico lujo. Y no es un decir. Para quienes conozcan tanto a Tomás como el SECOT saben de que estoy hablando.

¿Recomendarías nuestro servicio de asesoría a alguien que quiera emprender una iniciativa empresarial?

Sin lugar a dudas, no abunda la asesoría de calidad, y mucho menos si es gratuita. Primer paso imprescindible para quien tenga una idea y quiera llevarla a buen puerto.